No olvides destinar una parte de tus ingresos a ser ahorrados. Un fondo de ahorros siempre puede salvarte de muchas situaciones y sacarte de apuros, pero nunca se sabe cuándo se va a necesitar por lo que lo mejor es formarlo desde temprano y tenerlo listo ante cualquier necesidad.